lunes, 1 de noviembre de 2010

Una Imagen vale más que mil palabras| Soledad



Hoy me siento sola, es quizá muy tarde para mi; he hecho cosas de las que me arrepiento y otras que seguramente volvería a hacer.
Pensareis que soy una asesina o criminal, no os asustéis; soy una preciosa bailarina de ballet que perdió todo por la fama, esa es mi historia.
Recitales, fiestas, bailes, grandes compañias que venían con grandes contratos debajo del brazo, amigas, enemigas, dinero, ambición, traición, amor, desamor...
Muchas cosas han pasado por mi vida y muchas personas han sido testigos de mía auge y de mi caída.
Ahora ya no me queda nada, desde está casa fría y solitaria miro a través de la ventana, veo la ciudad, esta maravillosa ciudad que me acogió y en la que tantas cosas viví y esas personitas que van por la calle ajenas de lo que me pasa.
Vuelvo a mi habitación hoy irremediablemente vacía, por esta habitación han pasado muchas personas... amigas, familia y amantes sobretodo amantes; esos que conoces en una fiesta y no los vuelves a ver hasta que pasa mucho, mucho tiempo.
Abro la caja, esta dichosa caja que tantos recuerdos hoy me trae; invitaciones de fiestas, eventos y galas, entradas de los recitales, el cartel de El Cascanueces en el que actué como bailarina principal, fotos, muchas fotos...
Cojo una al azar, sonrió para mi, ¿irónico? seguramente. En la foto sale la directora del Royal Ballet de Londres en el que me hice famosa junto con mi mejor amiga, también bailarina y yo.
Dios mio, son tantos los recuerdos, y por una estupidez, ¡Valiente estupidez! perdí todo.
¿Queréis saber por qué? Es fácil, la presión, el estrés y algunos cuantos trapos sucios que sacaron de mi algunas personas me hicieron caer en picado, lo peor de todo fue mi carta de presentación hacia el infierno, el día de mi último recital comentí un error que me causo una fractura de tobillo. Fue estupendo para los que querían que me fuese, gozarian por lo que me ocurrió ese fatídico día.
Es cierto que no debería de estar escribiendo esto, cuando yo he sido artífice de mentiras y bulos en contra de otras y he sido artífice de conspiraciones contra unas cuantas rivales, solían decirme, y yo lo veía lo más normal del mundo; cuando me pagaron con mi misma moneda me di cuenta de la realidad, el mundo del espectáculo no es tan bonito como nos lo pintaban en la academia de ballet cuando tenia 5 años.
He cometido muchos errores de los que me arrepiento, uno de ellos fue perder mi gran amor, también bailarín, uno de los mejores; aunque le lograron desbancar, yo estaba enterada de lo que pensaban hacerle y no me atreví a decírselo, no se como se entero; pero desde ese día no le volví a ver.
Hoy, sin nadie a mi lado me siento sola, terriblemente sola; es algo que no deseo ni al peor de mis enemigos, poco a poco intentaré enmendar mis errores, el primero buscar a Igor...
Esta es mi historia, la historia que me llevo a lo más alto y que me quito las alas y me dejo caer en picado, he aprendido una cosa la fama no es buena, basta con mirarme al espejo para ver que no lo es. Soledad ese es el sentimiento que predomina en mi vida y que intento borrar.

2 comentarios:

Piedad dijo...

^^ Me encanta!!

Creo que con eso lo digo todo ¿no?

Rocío dijo...

Me encanta!!! Es precioso!!