jueves, 30 de diciembre de 2010

Estúpidos recuerdos

Los recuerdos, hay veces que solo sirven los recuerdos, esos pequeños momentos felices que añoras volver a vivir una vez más.
De vez en cuando abro ese cajón en el que están almacenados, dejo que fluyan, tan solo para volver al pasado.

Me encantaría que pudiese volver aquel verano, quedarme en la playa abrazada a ti y vivir en ese momento.
Hoy es 27 de Diciembre y estoy aquí, sola de nuevo. Te echo de menos, tanto como todos aquellos momentos que vivimos.
Me gustaría verte llamar a esa puerta y que tan solo me deseases "Feliz Navidad".

Aunque por mucho que me pese lo nuestro forma parte del pasado, y no solo de los recuerdos se vive, por ahora debo limitarme a vivir en el presente.

Me quedo un rato más sentada en el sofá tomando largos sorbos de este café que como siempre se me ha vuelto a quedar frío. Miro al vacío, intentando poner mis pensamientos en orden. Llaman al timbre y abro la puerta ojerosa. Para mi sorpresa es... no, no es él sonaría demasiado bonito y mi vida es demasiado rara para un final como ese, es la dichosa vecina que me trae a mi gato, como no se ha vuelto a colar en su casa, hay una pluma en el aire, ¿ se habrá comido al canario? Haría bien estúpido pajarraco y estúpida cotilla que solo viene a husmear mi triste vida, y también estúpida vida  y estúpido destino que no me permite hacer nada bien. Como dice mi madre en italiano porca miseria, o como se dice aquí Asco de Vida.

2 comentarios:

Lily dijo...

Espero que el 2011 te brinde toda la felicidad, amor, salud y buenos amigos que te mereces.
Que el año nuevo que entra sean 365 días de sueños e ilusiones cumplidas.

¡Un beso desde las estrellas!

Laura Drop R. dijo...

Quizás algún día sí que sea él el que toda a la puerta.
Feliz Año nuevo :)