martes, 19 de abril de 2011

A ella le gustaban más los libros

Ella se llamaba Nora, era de esas chicas que son guapas por naturaleza; no de esas falsas teñidas y pintadas como puertas, no; ella con una coleta y la cara lavada estaba guapa.
Pasaba inadvertida pues le gustaban más los libros que la vida social, bueno tal vez no tanto como llegar a eso, pero no era la típica chica a la que se la veía de fiesta los sábados; tampoco tenia novio, no es que fuera un dato relevante, pero si dijese "estoy aquí" más de uno la empezaría a mirar con otros ojos y muchos otros la quitarían el sobrenombre de la empollona.

Sabéis lo más gracioso, que ella no era la típica empollona. Sacaba buenas notas, y era estudiosa como la que más, es cierto; pero no era de esas que sacaba 10 y lo restregaba a la clase y se hacia la listilla y sabionda, ella en esos momentos recogía su examen, y con esa gracia que solo tenia ella se sentaba en su sitio y no comentaba con nadie el examen.

En los patios se la veía tranquila y risueña, tenia un pequeño grupillo de amigas, eran buenas; pero estaban siempre diciéndola que tenia que cambiar,  abrirse y conocer a chicos.
Y muchas veces ella, en su interior creía que tenían razón, como cualquier chica de su edad también quería enamorarse y por que no encontrar a su príncipe azul.

Por eso un día Nora cambió, cuando entro por el instituto muchos no la reconocieron; otros murmuraban asombrados y ella sonreía, como tan bien sabia hacer.
Porque a ella le gustarían más los libros pero Nora tenia 16 años y una nueva etapa se abría ante sus ojos.

1 comentario:

Nore dijo...

Los 16... (para mi, "aquellos maravillosos años" jeje); un buen momento para cambiar... siempre y cuando no pierdas de vista lo importante. Me gusta ^_^
Pdt: la prota se llama casi como yo jeje (Nora-Nore)