viernes, 29 de julio de 2011

Fuck you


Sí suena mal, pero es lo que te mereces. Durante toda mi vida fui tu confidente, tu paño de lágrimas y tu consejera. Tú tan solo te limitabas a quejarte solo quejarte y me harte; si, hasta las mejores personas tienen su límite y yo estaba cansada de dar y dar pero nunca recibir. ¿Dónde estabas tu cuando yo tenia un problema? ¿Quién me aconsejaba cuando no sabía que camino tomar? ¿Quién estaba ahí cuando derramaba lágrimas por los problemas? Te puedo responder de la manera más sencilla, tú no.

Quieres que te lo explique es muy sencillo, cuando no estabas demasiado ocupada en contarme tus mil batallas y cuando era yo la que tenia un problema o estaba mal, tu no podías mirar más allá de tu ombligo, nunca te he culpado de ello, eres así y me acostumbré, pero hasta las mejores personas se cansan y eso es lo que a mi me pasó.
Estaba cansada de escuchar, de que no me dejaras hablar, porque me había quedado mucho tiempo silenciada por tu voz, necesitaba salir y gritarle al mundo “eh, aquí estoy yo, ya no soy la sombra de nadie”
Porque aunque me duela reconocerlo, quizá eso es lo que fui durante mucho tiempo, tu sobra.

Pd: Espero que os guste este relato que me invente hace tiempo, de vez en cuando me salen historias realistas, y aclaro una cosa, la gran mayoría de las historias me las invento, cuando en algún momento son vivencias o cosas que siento o me ocurren lo digo también ;) un besito enorme dreamers ^^

2 comentarios:

Coleccionista de sueños imposibles dijo...

Por alguna razón que no desconozco me he sentido muy identificada con esta historia y puedo decir que es muy difícil dar el paso y salir, que esas relaciones son muy absorventes y muy dañinas y que se sufre incluso cuando ya han terminado... Aún así, nunca me arrepentiré de haber dado ese pasito.

La compradora de sonrisas dijo...

Desgraciadamente muchas personas se aprovechan de la bondad de otras. Pero se les acaba el juego cuando abren los ojos.