domingo, 21 de agosto de 2011

Hello New York

Por fin estaba aquí, lo había conseguido siempre supe que mi lugar era este, sin lugar a dudas.
Ver el Empire me producía un cosquilleo en la tripa difícil de explicar y montarme e, en un taxi amarillo era un extraño placer.

Imagen de deviantart

Pertenecía a este sitio siempre lo había sabido.

Ahora ya no era una don nadie, era una gran modelo europea que que querían todos los diseñadores, según decían los medios era joven y mi belleza española me había llevado a lo más alto.
Atrás quedaban las modelos francesas, italianas o rusas, ahora era una española la que era querida por todos en el mundo de la moda.
No siempre había sido así y eso yo siempre lo había tenido en cuenta, de tal forma que un día uno es un don nadie que con el tiempo llega a lo más alto para después caerse y volver a la ciénaga de donde salio.

Después de mi recorrido he llegado a la que sera mi nueva casa, me he quedado impresionada de ella; un lujoso apartamento del Upper East Side, las cosas no podían ir mejor; me sentía como Serena y Blair en una de sus andanzas por la Gran Manzana.

Al entrar en el apartamento pienso en cuantas cosas me ocurrirán tanto buenas como malas (eso siempre hay que tenerlo presente), aprenderé de los errores y como siempre me sabré reinventar pero por ahora me toca vivir la vida. Hello, New York! Goodbye Spain!

No hay comentarios: