jueves, 15 de septiembre de 2011

Soy como soy, ¿Y tú?

Me fui a El Cairo por amor, y aunque la historia termino algo me une a este lugar, será su cultura o su gente, la cosa es que no me quiero ir. Soy una mujer respetada en esta sociedad en la que muy pocas mujeres son admitidas, pero para ello trabaje duro. Desde niña mi vocación fue ayudar a la gente y ahora soy diplomática, he pasado tantos buenos momentos aquí como otros que preferiría olvidar, pero no me arrepiento de nada, he viajado por muchos lugares, pero como El Cairo para mi no hay nada, y aparte de mi trabajo ayudar a las niñas desfavorecidas de los suburbios me llena y me enriquece cada día. Aunque lo nuestro termino como debía acabar te sigo teniendo cariño, se que eres una buena persona, pero tu familia y tus creencias fueron demasiado lejos. ¿Acaso por ser europea no era demasiado buena para ti? ¿Si tanto me querías porque no hiciste lo que tu corazón te pedía? ¿Por qué solo escuchaste los prejuicios de tu familia y decidiste mirar hacia otro lado? Nadie me puede obligar a hacer algo que no quiero, soy demasiado independiente y soy yo la que toma las decisiones de mi vida no unos cuantos extraños para mi a los que llamabas “familia”, se que te dolió tanto como a mi, pero no fuiste capaz de imponerte y luchar. Y yo he luchado demasiado por mis derechos y por ser quien soy como para perderlo todo por el hecho de que quería ser feliz y vivir contigo. Lo que no estaba dispuesta es a ponerme un burka y a ponerme capas de ropa para que no se me viera, perder mi trabajo, tener hijos y tan solo ocuparme de ellos y de la casa. He luchado demasiado para cambiar eso y no estaba dispuesta a perder mi posición, y mi libertad, sobretodo mi libertad. Estaremos en el siglo XX y las mujeres hemos luchado demasiado par que se nos oiga y se nos escuche.
Rara, bohemia, solitaria… muchas cosas son las que me han llamado a lo largo de mi vida. Durante mi infancia y adolescencia lo pase mal por ello, ya no; y no iba a permitir que las mujeres de tu familia me faltaran el respeto por ser como soy. Yo soy como soy, con mis rarezas, virtudes y defectos; pasados ya tantos años he aprendido a hacer oídos sordos a las críticas, porque no se puede hacer caso de ellas, sobretodo de aquellas que son hirientes, que duelen. Hoy he aprendido a aceptarme a mi misma, a ser como soy. Soy una mujer independiente con todo lo que llevo sobre las espaldas, pero eso es lo bueno. La duda que tengo es ¿Por qué no te supiste aceptar tú? ¿Por qué no luchaste por lo que querías?

Hola mis queridos dreamers! se que os tengo abandonados y es totalmente cierto, pero ayer empecé ya las clases y ando un poco liada :S Espero que os guste este relato (algunos pensareis que un poco feminista y estáis en vuestros derecho) pero feminismos o no es algo que escribí hace tiempo en un momento en el que me dio por pensar en nosotras en que no todas somos realmente libres y en muchas cosas más, pero no me quiero enrollar.
Espero que vosotr@s también hayáis empezado el curso con buen pie y tengáis mucha suerte este curso (yo creo que la voy a necesitar xDD )
Un besito a todos! Se os quiere.

3 comentarios:

Eli Bagna. dijo...

qe lindo, un beso negri nos comentamos suerte!

Anónimo dijo...

Nada de feminismos, tienes todo el derecho del mundo a que oigan tu voz, y mas con cosas como esta! :)
Yo también he empezado ya, rutina welcome back jajaja

un beso!
pd. soy Lexy, no me deja comentar con mi cuenta :S

En el fondo del armario dijo...

Hola acabo de abrir un blog para la compra y venta de ropa de segunda mano. Espero que te puedas pasar. Besos

http://atthebottomofmycloset.blogspot.com/