viernes, 9 de septiembre de 2011

Su pequeño diamante.


Para aquel chico eso es lo que ella era, su pequeño diamante. Se conocieron un verano en una playa por casualidad o por razones del destino eso nunca lo sabrán la cosa es que el amor fue instantáneo. ¿El problema de toda historia? Sin lugar a duda ella, no es que fuera mala, odiosa o quisquillosa; era más complicado. Ella era una rica heredera de una familia famosa de tierras italianas.
Obviamente lo típico, papi y mami querían que saliera con gente de su clase ya que él era un pobre pintor (según ellos) que no valía para nada (en todo se equivocaban. Pasaron un verano de encuentros a escondidas, de besos robados y abrazos para entrar en calor a orillas del mar. Fue bonito mientras esos días duraron.

Llego el día en que ella se tenia que marchar y él le pidió un favor, poder pintarla para así mantener su imagen en el recuerdo. Ella, loca enamorada, accedió sin pensarlo. Fueron a su estudió y así pasaron su ultima tarde, entre pinceles, lienzos y pintura de todo tipo. Cuando termino el cuadro se lo enseño, ella le dio un beso cómplice y como si fuera cenicienta se marcho.

Años más tarde ella estaba en su habitación de la mansión de sus padres vistiéndose para una cena con la tele encendida en un canal cualquiera, odiaba el silencio y por eso ponía siempre la televisión o la cadena, cualquier cosa que la evadiera de ese silencio horrible. En ese momento estaba un programa de arte, salía un chico de rostro conocido para ella, aunque no se acordaba bien de qué. Cuando escucho su voz sintió algo sorprendente, como si los recuerdos se agolparan al haber oído su voz. Era aquel chico pintor de años atrás, ahora era un pintor famoso. Estaba orgullosa de él, pero no se lo podía creer se había hecho famoso por aquel cuadro, aquel que le pinto años atrás y en el cual ella salía posando como modelo. Era increíble.
 Cuando le preguntaron el título del cuadro se le dibujo una sonrisa, tanto a él con su repuesta como a ella cuando lo escucho “Mi pequeño diamante”. Así es como la llamaba aquel verano y a ella le hacia tanta gracia, el una vez le dijo que era por su belleza y porque valía tanto como aquella piedra preciosa.

Así es como volvió a tener noticias de él, de la manera más extraña posible. Hoy en día el cuadro descansa sobre la pared del dormitorio de ella. ¿Cómo puede ser? Muy sencillo, una fuente anónima pago muchísimo dinero por el. El chico tuvo que acceder, menos mal que aun le quedaba una replica de aquel cuadro que le había traído el éxito y que le recordaba el mejor verano de su vida. Aquel en el que conoció a su pequeño diamante.

Pd: Muchas gracias a todos por el apoyo que me habéis dado desde que surgió el blog ya somos 100 ^^ y espero que con el tiempo podamos ser muchos mas, se os quiere dreamers!

1 comentario:

For the heart i once had dijo...

Muy linda entrada, las vueltas de la vida no?(:
Un beso grande!