domingo, 12 de febrero de 2012

Frío, mucho frío.


El frío recorre las calles de Madrid, nadie se puede esconder de el. Febrero ya hace mucho que se asoma por la ventana y el abrigo, gorro y guantes son nuestros más fieles amigos.
Hace frío, mucho frío; de ese frío gélido que aunque sea seco te congela la última neurona. Hace frío y no nieva en la capital.

Decides salir a pasear, como no, ataviada con gorro, bufanda y guantes. Odias el frío, mucho; pero no te queda más remedio. es una fría mañana de Domingo y te resignas porque sabes que no te importa el tiempo, lluvia, viento o mil borrascas que pueda haber, que lo único que te apetece es estar con él.
Más tarde será tiempo de ponerse a estudiar historia quizá.
Ahora es tiempo de quererse, abrazarse, besarse, como si no hubiese frío como si de el último día se tratara. Porque con él nada importa.

No hay comentarios: