viernes, 29 de junio de 2012

Promesas, besos y sonrisas


Una mañana cualquiera de hace unos cuantos años, en la ciudad que formó parte de sus vidas, la que les hizo que se conocieran, la que les enamoró: París.

-Prométeme una cosa-le dice Ella mirándole fijamente.
-Lo que sea princesa-le respondió sonriendo.
-Júrame que no vas a dejarme nunca, que cuando esté mal estarás ahí, cuando necesite un abrazo tú serás quien me lo des, cuando te pida un beso no me darás uno sino cien y que cuando estés conmigo pienses que no habrá un mañana, sino nuestro mañana.
-Vaya... esas son muchas cosas, ¿no crees?-dice Él dubitativo.
-¿Qué pasa qué no las puedes cumplir?-pregunta Ella poniéndose de morros, no esperaba esa respuesta.
-No es eso, princesa, pero tú me pides mucho y a caso, ¿No vas a dar nada a cambio?-vuelve a preguntar Él sonriente.
-Sí-responde Ella- quererte todos y cada uno de los días de mi vida.
-Me gusta esa respuesta.

Y entre besos y abrazos vuelven a desaparecer debajo de las sábanas, de ese pequeña habitación de su pequeño apartamento, que hoy viendo cada uno sus fotos respectivas, cada uno por su lado, recuerdan con emoción, como si fuese ayer.

Aquí estoy de nuevo, hoy estaba un poquito falta de tiempo así que os he puesto este pequeño relato que escribí hace unos días, espero que os guste, y ya se que lo llevo diciendo desde hace tiempo, pero el próximo post será de moda.
¿Qué tal va vuestro verano? ¿Pensáis ir este finde a las rebajas? Pasároslo muy bien, nos leemos pronto.
Besitos, Noni.

2 comentarios:

Alba Henríquez dijo...

Un texto precioso! Mi verano bien y el tuyo?
Besitos

popcorn dijo...

me encantan tus relato cortos... son intensos a pesar de su brevedad y Paris es una fabulosa ciudad para ambientarlos.

cuídate, xo.